Bar de vinos, gastrococtelería y restaurante.

Este lugar ya se ha hecho un hueco entre los mejores sitios de Madrid para probar vinos y acompañarlos con buena cocina.

La carta de vinos es amplísima, con producciones de pequeñas bodegas y diferentes países. Para divertirte probando, la opción de tomar medias copas es ideal, porque como la oferta de vinos por copa es tan amplia y diferente a lo que se encuentra en otros lugares, querrás probar más de uno o dos. Mi recomendación es que, si no lo tienes claro, te dejes asesorar. Los que allí trabajan saben de lo que hablan y saben de sus vinos, y si vas con la mente abierta te vas a sorprender. Y si la carta de copas se te queda corta, pregunta, porque de la cámara siempre te pueden sacar algo más. Por cierto, esto… sssshhh, es un secreto…

A este lugar no se puede ir solo a beber. Tal y como lo define para la Guía Repsol David Villalón, uno de los encargados el negocio: “Somos un bar de vinos con un pequeño bistró que ofrece una visión gastronómica informal donde se comparte la comida y se juega mucho con el vino». La carta de platos no es tan extensa como la de vinos (quizás por eso nos gusta tanto este lugar) pero lo que ofrecen es espectacular. Una cocina de herencia familiar (la abuela sale mucho en las recomendaciones), con productos de gran calidad, de la huerta y el campo, es de esas hechas a fuego lento, de las del chop chop durante horas, para dejarlo todo super sabroso y bien consumidito. No te puedes perder los callos, el pisto, el tomate con un punto de sal o la tabla de quesos.

Angelita Madrid: C/ de la Reina 4, Madrid