Suances es un pequeño pueblo marinero de la costa de Cantabria habitual de veraneantes de Castilla y León, Madrid y las provincias limítrofes. La oferta de bares, restaurantes y tabernas es más de la que uno se imaginaría inicialmente para un sitio tan pequeño, en casi todas se come más que bien y en la época de máxima afluencia puede ser difícil encontrar sitio. Sin embargo, la mayor parte de ellos pecan de una cosa, el poco o nulo interés por el vino que muestran. Sus cartas son reducidas, monótonas y de vinos de grandes masas sin ningún tipo de personalidad. Una lástima.

Pero afortunadamente, de vez en cuando alguien presenta una idea diferente y con un poco de iniciativa. En este ocasión, el mérito es de Rosa E. Espinosa, propietaria de la vinoteca El Sacacorchos en Torrelavega. Rosa, hace tres años decidió, con gran valentía, ampliar su negocio en Suances. Y si digo con gran valentía no es en vano, sino porque este local no es que sea diferente a los otros de la zona, que lo es, sino porque además es una vermutería, ni más ni menos, en plena villa marinera. La vermutería El Sacacorchos.

Con una oferta de 93 vermuts que crece y actualiza constantemente, este pequeño local es actualmente el único de Suances en el que se puede probar algo que no sea un Rioja o un Ribera, con todos los respetos por estos vinos.

Encontramos vermuts blancos y rojos de todas las variedad de uvas: verdejo, garnacha, albariño, macabeo u hondarribi zuri por citar algunas, y de diversas regiones y nacionalidades. El Professore de Italia, El Ingenioso, de la Mancha o el vermut Zecchini edición especial Orgullo Gay, de Madrid. Y por supuesto, de Cantabria, el Oscar Solana de La Solía. Y para los que se cuidan, tiene también vermut sin alcohol y vermut sin azúcar.

En la sección de vinos no encontramos tanta variedad, pero no por falta, que para eso son distribuidores desde su local de Torrelavega, sino porque no es el objetivo de este local, pero al menos encontramos algo diferente a lo que se encuentra en los otros bares y restaurantes, como vinos de la bodega Matsu, de Toro o Avutarda, de la tierra de Castilla y León.

El toque final lo ponen las viandas. Si bien a día de hoy este local no tiene cocina propia (sí da menú hecho en casa), para acompañar los vinos dispone de una amplia variedad de quesos como el Tres Valles de la provincia, embutidos y laterío de gran calidad como anchoas y mejillones. Todo ello, siempre servido con esmero y simpatía por Rosa y su hija Masiel.

Así que, si vas por Suances y quieres salir de lo habitual, este sitio merece una parada

El Sacacorchos: Paseo de la Marina, 8, Suances.